Madeira — La Perla del Atlántico

Madeira es uno de los destinos europeos que ofrece mayor variedad de opciones turísticas: piscinas naturales, imponentes montañas, playas paradisíacas, exquisita gastronomía, locaciones históricas, villas de ensueño y una población célebre por su hospitalidad.

madeiraCon una industria vacacional pujante, Madeira es un destino asequible que puedes visitar en cualquier temporada, ya que posee suaves y agradables temperaturas durante todo el año, así como actividades para cada estación.

El archipiélago de Madeira se compone de dos islas principales: Madeira, la más grande y donde se encuentra la capital Funchal, y Porto Santo, cuya capital es Vila Baleira. También posee las Islas Desertas y las Islas Salvajes, ambas compuestas por varios islotes deshabitados.

¿Por qué visitar Madeira?


Madeira posee una naturaleza majestuosa debido a su condición de isla volcánica. Altas montañas, cascadas sorprendentes, piscinas naturales, verdes bosques y una gran variedad de playas
son sólo parte de lo que la Perla del Atlántico tiene que ofrecer a sus visitantes.

Desde el Pico Ruivo hasta las piscinas naturales de Porto Moniz, desde las cascadas de la Levada das 25 fontes hasta las playas turquesas de Porto Santo, desde los mágicos bosques de la Laurisilva de Madeira hasta las empedradas calles de Funchal, desde el Cabo Girão hasta las Cuevas de São Vicente, Madeira es un hermoso secreto del Atlántico que no ha sido corrompido por el turismo masivo.

MadeiraPero más allá de poseer un paisaje inspirador, Madeira cuenta con una gastronomía envidiable, donde abundan las carnes (res, pollo y cerdo) y los pescados (atún, espada y bacalao), así como los vegetales (col, patata y calabaza) y frutas (maracuyá, plátano, mango y aguacate) típicas de la región. Todos estos manjares de la mano de una población simpática, respetuosa y hospitalaria, siempre dispuesta a asesorar y guiar al visitante.

Además, por sus condiciones naturales, Madeira cuenta con muchas locaciones aptas para diversos deportes como golf, senderismo, ciclismo, submarinismo, snorkel, kayak, parapente, ala delta, surf, kitesurf y windsurf. Pero además con sitios destinados al relax como spas y resorts.

El valor histórico de Madeira es también ampliamente conocido, habiendo fungido como residencia de Cristobal Colón, quien pasó parte de su vida en la ciudad de Vila Baleira en la isla de Porto Santo, ubicada a 40 kilómetros de Madeira, conocida también por su espléndida playa de arena dorada.

En pocas palabras el archipiélago de Madeira lo tiene todo y su cercanía con el continente europeo la hace sumamente accesible para el turista. Es muy probable que tras visitarla quieras volver.

¿Cómo llegar a Madeira?

Por tratarse de una isla hay dos maneras de llegar a Madeira: En avión y barco.

Desde Lisboa, situada a mil kilómetros de Madeira, hay vuelos directos diarios durante todo el año. Desde España, Reino Unido, Holanda y Francia también existen vuelos sin escala aunque lo más común es hacer una parada en Lisboa.

madeira

Casi todas las grandes ciudades del mundo tienen acceso a vuelos directos a Lisboa por lo que llegar en avión a Madeira es probablemente una de las opciones más sencillas.

El aeropuerto más importante de Madeira es el Aeropuerto Internacional de Madeira, ubicado en la ciudad de Santa Cruz a escasos 13 kilómetros de la capital Funchal. Este terminal, que ha sido modernizado en repetidas ocasiones en los últimos años, es toda una joya de la aviación civil capaz de recibir aviones de gran tamaño, así como casi cualquier tipo de avión comercial. Este aeropuerto es la principal puerta de entrada del turismo en la región.

Desde el Aeropuerto Internacional de Madeira existen varios autobuses que conectan con las principales ciudades de la isla, así como con los hoteles más importantes.

Madeira posee además un segundo aeropuerto ubicado en la isla de Porto Santo, el cual recibe vuelos directos desde Funchal y, en menor medida, del resto de Europa.

La otra opción para llegar a Madeira es en barco. El puerto de Funchal recibe cruceros y embarcaciones turísticas todo el año, siendo una puerta de entrada al archipiélago casi tan importante como la aérea.

Cruceros provenientes de Portugal y España, así como trasatlánticos provenientes de lugares tan lejanos como Estados Unidos y Brasil hacen paradas en Madeira, debido a su ubicación oceánica estratégica.

Existen además servicios de ferry, bastante económicos, que unen al archipiélago con las Islas Canarias, partiendo desde Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

¿Dónde dormir y alojarse en Madeira?

Madeira es un destino bastante económico en términos de alojamiento. Se pueden conseguir excelente opciones en hoteles de cinco, cuatro y tres estrellas, accesibles y de muy buena calidad. Además existe una interesante variedad de posadas y spas. Alquilar una casa o un piso también es posible.

La isla de Madeira cuenta con una geografía sumamente variada, por lo que es muy importante tomar en cuenta la ubicación a escoger de acuerdo a las intenciones del viaje.

madeira

Otro factor a considerar es la variedad de costas que ofrece Madeira. Muchas de las playas de la isla son volcánicas y rocosas, como Ponta do Sol y Ribeira Brava. También hay playas artificiales de arena blanca, como Playa de Calheta, otras aptas para el surf, como Jardim do Mar, así como litorales de mares turquesa y arena dorada, como la larga playa de la isla de Porto Santo. Mención especial merecen las piscinas naturales de Porto Moniz, sin duda una parada obligatoria de la isla de Madeira.

Otro factor a tomar en cuenta es que la gastronomía de Madeira es sumamente rica y variada por lo que vale la pena recorrer el archipiélago para descubrir sus exquisitos platos típicos. Dicho esto, no es recomendable limitarse a la comida del hotel sino más bien adentrarse en la cocina madeirense.

Porto Santo, mucho más pequeña que la isla de Madeira, ofrece también diversas opciones para hospedarse, desde grandes hoteles hasta pequeñas posadas. Tanto su valor histórico como sus paradisíacas playas, hacen de Porto Santo un destino digno de ser tomado en cuenta si se visita la isla de Madeira, con la cual está conectada por un servicio de ferry, cuyo viaje dura dos horas y media, y de avión, más costoso, cuyo trayecto dura unos 15 minutos.  

Gastronomía típica de Madeira

Madeira, al igual que el resto de Portugal, es una región con una cocina extraordinaria que incentiva a hacer turismo gastronómico. Recorrer el archipiélago, disfrutando de exquisitos manjares en cada parada, es una de las mejores formas de disfrutarlo.

Precios económicos, variedad infinita y raciones abundantes, tan típicas de la excelente cocina portuguesa, son parte de lo que ofrece la gastronomía de la isla, la cual se basa en la tradición campesina y pesquera de la isla.

Madeira posee varias sopas célebres como la sopa de tomate y cebolla, la sopa de trigo, la sopa de col y la açorda, hecha a base de trozos de pan.

También es famosa la espetada (suerte de brochetas de carne de res a la brasa, colocadas en tallos de laurel), las patatas con habas y mazorca y los célebres picados, que consisten en pequeños pedazos de carne de res frita con pimientos rojos y ajo, usualmente acompañado de papas a la francesa.

En cuanto a productos del mar: El atún, la espada y el bacalao son servidos de distintas y creativas maneras, acompañados muchas veces de maíz cocido. En el caso del bacalao las opciones de presentación son muchas: Bacalhau à Brás (con huevos, patatas y aceitunas negras), Bacalhau à Gomes de Sá (con patatas, cebolla, dientes de ajo, huevo cocido, aceite y pimienta blanca molida), Bacalhau com todos (con verduras como patata, zanahorias y col, acompañado generalmente de huevo duro) o al horno y a la parrilla. El pulpo también será una constante al recorrer la isla.

Los vinos del archipiélago son célebres dentro de la cocina portuguesa pero si existe una bebida típica del archipiélago es la “poncha”, que contiene ron blanco, zumo de limón (puede incluir también zumo de naranja) y miel de caña. La ginja, hecha con cerezas amargas, también es un licor fuerte típico de la isla.

En cuanto a los dulces y los postres, destacan las “queijadas”, pastelitos preparados con requesón, huevo y azúcar, las galletas y los pastelitos de miel o “bolos de mel”, así como las frutas típicas como la maracuyá.

Transporte

Madeira es una isla que se encuentra perfectamente conectada entre sí. Las carreteras no sólo son hermosas y están en perfecto estado, sino que además llegan a casi todos los punto de interés turístico.

Alquileres de coche, líneas de taxi y un importante servicio de autobuses públicos conectan la isla de punta a punta. Además existen compañías privadas de transporte colectivo.

La bicicleta también es una posibilidad en la isla aunque debemos estar conscientes de que, si bien no se trata de una isla particularmente grande, las distancias pueden ser largas.

Para visitar la isla de Porto Santo desde Madeira hay un servicio de ferry que sale de Funchal, el cual tarda alrededor de dos horas y media en hacer el recorrido. Se puede ir en avión pero, aunque es más rápido, es mucho más costoso.