Levadas de Madeira Levada do norte

Ecoturismo en Madeira

El ecoturismo en Madeira posee un potencial inmenso, ofreciendo diversas actividades recreativas enfocadas en la sostenibilidad y la preservación, así como la apreciación natural y cultural de manera responsable y comprometida.

Madeira es una isla que no ha sido corrompida por el turismo masivo, por lo que sigue contando con el encanto de un destino casi virgen, con costumbres autóctonas aunque con infraestructura sostenible pero altamente desarrollada.

ecoturismo en madeira

El ecoturismo en Madeira ha sito estimulado en áreas como el buceo, el senderismo y la observación vegetal y animal.

Madeira ha sido además un ejemplo en lo que respecta a la protección de especies en extinción. Es sumamente simbólico el caso de la foca monje, una de las especies de mamífero pinnípedo más raras que existen y que se encuentra en grave peligro de extinción desde hace años. La foca monje es un sello de Madeira.

Son varias las reservas naturales que permiten hacer ecoturismo en Madeira. Entre las que se encuentran la de Garaju, Rocha do Navio, Ponta de São Lourenço, islas Desiertas e islas Salvajes.

La reserva natural de Garaju es un importante destino para el buceo, con un inmenso potencial internacional.

Otro de los grandes tesoros naturales que Madeira ha sabido guardar es la laurisilva de Madeira. La Floresta Laurissilva da Ilha da Madeira son bosques de laureles únicos en el mundo, debido a su extensión y frondosidad. Son Patrimonio de la Humanidad, declarado por la Unesco, desde 1991.

Se trata de una vegetación sumamente común en Europa en el pasado pero hoy casi extinguida. Cuentan además con una biodiversidad de especies bastante peculiar y una fauna muy autóctona, sobretodo de pájaros. Son más de 15 mil hectáreas de este bosque en la isla de Madeira, concentradas principalmente en el norte. Las altitudes van desde los trescientos hasta mil cuatrocientos metros. La mayoría de los bosques poseen una topografía apta para todas las edades. Es una de las experiencias más gratificantes en lo que a ecoturismo en Madeira se refiere.

Parque Natural de Madeira

Al hablar de ecoturismo en Madeira debemos empezar por el Parque Natural de Madeira. Se trata de una serie de áreas protegidas de incalculable valor, tanto por la riqueza de su patrimonio natural como por la belleza de sus paisajes. Este parque abarca alrededor de dos tercios de la isla y cuenta con reservas naturales parciales y totales, paisajes protegidos y áreas recreativas. Entre ellos está el bosque de laurisilva, Ponta de São Lourenço, la Reserva Natural de Islas desertas, la Reserva Natural de las Islas Salvajes, la Reserva Natural Parcial de Garajau, Reserva Natural de la Rocha do Navio y la Red de Áreas Marinas Protegidas de Porto Santo. De todas estas áreas hablaremos con mayor detenimiento más adelante.

ecoturismo en madeira parque natural de madeira

Cada área cuenta con diferentes estados de protección, el más alto corresponde a las reservas totales y parciales. También existen las zonas de transición, que tiene una función de adaptación, para absorber los impactos de la intervención humana, si bien son áreas rurales.

También posee áreas protegidas de paisaje, que cuentan con paisajes naturales, semi-naturales y humanizados de gran valor estético, resultado de una intervención humana armoniosa con su entorno natural.

Dentro del Parque Natural de Madeira se pueden llevar a cabo varias actividades ecoturísticas. Paseos frente al mar, senderismo, caminatas a través de campos sembrados junto a sus agricultores, adentrarse en las selvas de laurisilva, ascenso a montañas, vistas de ecosistemas naturales, así como humanos sostenibles.

El Parque Natural de Madeira es además una reserva biogenética en la cual se puede encontrar una flora y una fauna singulares.

El Parque Natural de Madeira se estableció el 10 de noviembre de 1982 con el fin de proteger el patrimonio natural del archipiélago, especialmente las especies en peligro de extinción. Los madeirenses son un pueblo sumamente interesado en la preservación de su riqueza natural, por ello es una actividad tan importante el ecoturismo en Madeira.

Reserva Natural de Garajau

La Reserva Natural Parcial de Garajau fue creada para la protección de los charranes (aves marinas) en 1.986. Se encuentra en la costa sur de la isla y posee una gran riqueza biológica, así como una imponente belleza natural. Es la única reserva exclusivamente marina de Portugal.

La Reserva Natural de Garajau es un excelente destino para practicar el buceo y hacer ecoturismo en Madeira.

ecoturismo en madeira

La fauna marina de la reserva abarca algunos peces de gran tamaño, entre los que destaca la colonia de meros, el emblema de la reserva, además de otras especies costeras como el sargo y la morena, así como grupos de anguilas jardineras, muy características de los mares de Madeira. También pueden avistarse mantarrayas y caballitos de mar. Dada su belleza, esta zona es cada vez más frecuentada por interesados en el buceo. Además, ofrece también buenas condiciones para la fotografía acuática.

La Reserva Natural de Garajau es uno de los lugares simbólicos del ecoturismo en Madeira, por lo que no está permitido pescar y sólo las barcas pequeñas pueden acercarse a la playa.

Parque ecológico de Funchal

Otro de los tesoros que ofrece el ecoturismo de Madeira. El Parque Ecológico de Funchal está ubicado en los límites de la capital. Fue establecido en 1994 como una iniciativa del ayuntamiento de esa ciudad.

Entre sus principales objetivos se encuentran: la conservación de la naturaleza local, la promoción de la educación ambiental, así como la creación de una infraestructura recreativa.

ecoturismo en madeira

Actualmente ocupa una superficie de aproximadamente 10 kilómetros cuadrados, ubicados en el terreno montañoso al norte de la ciudad de Funchal, desde las cercanías del río Santa Luzia y hasta el pico do Arieiro.

Si bien en el pasado se trató de una zona explotada forestalmente, utilizada para el pastoreo y la agricultura, la misión del parque consiste en la recuperación sostenible de la zona, lo que ha sido logrado satisfactoriamente desde 1994. El control de plantas invasoras y la plantación de especies nativas ha sido una prioridad.

La infraestructura disponible permite visitas de grupos de todas las edades, con especial énfasis en la comunidad escolar. Se trata de un lugar apto para comprender la riqueza natural de Madeira, así como la prevención y resolución de problemas ambientales.

El terreno, el paisaje, los parques de picnic y una buena accesibilidad por carretera hacen que el Parque Ecológico de Funchal un área de excelencia para el ocio y para el desarrollo de actividades recreativas y deportivas en contacto con el entorno natural. Un excelente punto de partida para el ecoturismo en Madeira.

Parque forestal de Ribeiro Frio

El Parque Forestal de Ribeiro Frio se encuentra a escasos kilómetros al norte del Parque Ecológico de Funchal.

Esta zona protegida se encuentra en un lugar paradisíaco caracterizado por unos hermosos jardines en donde flora y fauna se encuentran de forma armoniosa. Un ejemplo de lo que es el ecoturismo en Madeira.

ecoturismo en madeira

Los paseos en el parque forestal de Ribeiro Frio cuentan con hermosas vistas panorámicas de Balcões, así como paradas en la piscifactoría de truchas de Ribeiro Frío. El mirador de Balcões posee una variada gama de bosques de laurisilva, así como de coloridas flores.

Parque Forestal de Queimadas

Ubicado en la costa este de Madeira, el parque forestal de Queimadas se encuentra próximo al pueblo de Santana. En su interior podrás encontrar bosques de laurisilva, hermosas levadas  y senderos, entre los que se cuentan Caldeirão Verde, Caldeirão do Inferno y Rancho Madeirense, y zonas para hacer picnic.

ecoturismo en madeira

En el parque forestal de Queimadas se puede ver la casa de abrigo o refugio de Queimadas, una construcción que mantiene algunas de las características originales de las antiguas casas de Santana, y particularmente su característico tejado de paja.

Reserva Natural de Rocha do Navio

La reserva natural de Rocha do Navio es otro de los puntos de interés al momento de hacer ecoturismo en Madeira. Se encuentra en la región de Santana, en la costa noroeste de la isla. Es un área protegida desde 1997, como respuesta a años de pesca ilegal con explosivos que dañaron el fondo marino, así como el habitad de las especies de la zona.

Tiene más de 1710 hectáreas, junto a una longitud de seis mil metro, delimitados desde la Ponta do Clérigo hasta la Ponta de São Jorge, además incluye dos pequeños islotes: Ilhéu da Rocha das Vinhas e o Ilhéu da Viúva.

ecoturismo en madeira

El área se encuentra rehabilitada y cuenta con un paisaje majestuoso. Se puede ingresar en barcas pero la pesca con redes y submarina no están permitidas. Se pueden observar aves como el charrán, típico de la región, y la pardela. La idea es además hacerlo un refugio seguro para la foca monje, la cual se encuentra en grave peligro de extinción.

El ecoturismo en Madeira tiene un importante ícono en la reserva natural de Rocha do Navio, cuyas costas cuentan con altos acantilados, rocas y puntos de difícil acceso. Posee además dos platas de guijarros, cercanas a los dos islotes.

La reserva es visitada constantemente por residentes de la isla, así como por estudiantes. Las visitas y actividades de sensibilización e información ecológica están a la orden del día. La idea de esta reserva es conciliar los intereses recreativos y de conservación de la naturaleza con la actividad pesquera responsable.

Reserva Natural de Ponta de São Lourenço

Otro de los puntos simbólicos del ecoturismo en Madeira. Se encuentra en la parte más oriental de la isla. De topografía rocosa, posee plantas y arbustos que pueden crecer en las grietas. Es zona protegida desde 1982.

La reserva natural de Ponta de São Lourenço consiste en una península de 9 km de longitud, donde se puede apreciar variedad de aves, así como avistar, si se tiene suerte, algunas focas monje.

ecoturismo en madeira reserva natural de ponta de são lourenço

Las vistas del mar desde la Ponta de São Lourenço son privilegiadas, así como su formación topográfica.

Reserva Natural de las islas Desiertas

A poco más de 35 kilómetros al sur de Funchal se encuentran las islas Desertas (Desiertas en castellano), un grupo de islas deshabitadas, conocidas como Desierta Grande, Bugio, Ilhéu Chão y Prego do Mar. Se trata de porciones de tierra rocosa y desértica.

Las islas Desertas fueron declaradas reserva natural como iniciativa para recuperar la población de focas monje, las cuales se encontraban casi extintas a principios de la década de los noventa. De ocho ejemplares en 1989, actualmente existen más de treinta. Las islas están protegidas desde 1990 y son reserva natural desde 1995.

ecoturismo en madeira

Las islas Desertas también poseen una especie muy rara de tarántula, llamada Lycosa Ingens.

Para viajar a las islas Desiertas se requieren permisos especiales. Bucear o navegar cerca está prohibido, aunque existen algunas iniciativas comerciales.

Reserva Natural de las islas Salvajes

Las islas Salvajes (en portugués Ilhas Selvagens) son las más remotas del archipiélago de Madeira, de cuya región autónoma forman parte.

Se encuentran a más de 280 kilómetros de Madeira, y a 165 de las islas Canarias. Posee dos grupos principales: norte y suroeste. En el del norte está la isla Mayor o Salvaje Grande (Selvagem Grande); cuya forma rectangular posee kilómetro y medio de largo por kilómetro y medio de ancho, con bordes sumamente escarpados que dificultan el acceso.

ecoturismo en madeira

El grupo del suroeste está formado por dos islas más pequeñas: la Salvaje Pequeña (Pitón Grande) y la Ilhéu de Fora (Pitón Pequeña), así como varios islotes. La distancia entre ambos grupos es de 15 kilómetros. La superficie total del archipiélago es apenas de 273 hectáreas.

Las islas Salvajes alrededor de 100 especies de plantas. Además fungen como un valioso paraíso ornitológico, debido a sus perfectas condiciones para anidar, refugio de miles de aves.

Las islas Salvajes poseen también especies únicas de caracoles (endemismos) y un reptil (Tarentola boettgeri bischoffi). Se trata de islas muy desérticas. El naturalista francés Jacques Cousteau llegó a afirmar que las islas Salvajes tenían las aguas más limpias y transparentes que jamás hubiese visto.

Visitar estas islas requiere permisos especiales, aunque es posible averiguar si se están realizando visitas comerciales, las cuales, si bien poco frecuentes, se llevan a cabo desde Madeira.

Para quienes poseen embarcaciones pueden averiguar en el consulado de Portugal sobre los permisos requeridos. Los únicos habitantes de las islas Salvajes son dos guardias portugueses.

Laurisilva de Madeira

La Floresta Laurissilva da Ilha da Madeira son bosques de laureles únicos en el mundo, debido a sus características de extensión y frondosidad. En 1991 fueron declarados Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. A nivel vegetal son uno de los principales atractivos al momento de hacer ecoturismo en Madeira.

ecoturismo en madeira

En el pasado los bosques de laurisilva fueron comunes en Europa  pero hoy en día son casi inexistentes. Poseen una biodiversidad de especies bastante rara y una fauna típica muy característica, sobretodo de pájaros.

Son más de 15 mil hectáreas de este bosque en Madeira, concentrados primordialmente en el norte. Las levadas, que son canales de irrigación y acueductos, están presentes en buena parte de los recorridos. Las altitudes van desde los trescientos hasta mil cuatrocientos metros.

Red de Áreas Marinas Protegidas de Porto Santo

Esta red se encuentra formada por verios islotes ubicados en los alrededores de la isla de Porto Santo.

En uno de estos se encuentra la zona en la que yace hundido el barco “O Madeirense”.

Toda la parte terrestre, constituida por los islotes, es Zona Especial de Conservación, de gran valor paisajístico, natural y científico.

ecoturismo en madeira

Su topografía es rocosa, con vegetación costera típica de la región, donde anidan diversas aves autóctonas.

Existe una fauna marina importante con bastante diversidad, por lo que el submarinismo está a la orden del día.