Moverse en Madeira

Moverse en Madeira es fácil, ya que es una isla que se encuentra perfectamente conectada entre sí. Las carreteras no sólo son hermosas y están en perfecto estado, sino que además llegan a casi todos los punto de interés turístico.

Alquilar un coche es siempre una buena opción y no es especialmente costosa. También hay abundantes taxis debidamente identificados con el color amarillo y una línea azul, tampoco son caros pero es importante preguntar por las tarifas antes de abordarlos.

moverse en Madeira

El servicio de autobuses públicos también recorre casi toda la isla pero es importante revisar los horarios y los festivos, ya que no funcionan en esas fechas ni tampoco los domingos. Puede adquirir los tickets directamente en la unidad.

Existen autobuses turísticos especiales, así como planes organizados por hoteles para moverse en Madeira, pero es cuestión de revisar detenidamente las opciones.

La bicicleta también es una posibilidad para moverse en Madeira aunque debemos estar conscientes de que, si bien no se trata de una isla particularmente grande, las distancias pueden ser largas. No obstante, hay circuitos y rutas especiales para este deporte.

Para llegar a la isla de Porto Santo desde Madeira hay un servicio de ferry desde Funchal que tarda alrededor de dos horas y media en hacer el recorrido. Se puede ir en avión pero, aunque es más rápido, es mucho más costoso.

Uno de los factores más importantes al momento de moverse en Madeira son sus simpáticos y hospitalarios pobladores, a quienes podrá preguntar en todo momento direcciones y recomendaciones y que siempre estarán dispuestos a ayudar.

En Funchal existe además un teleférico el cual recorre parte de la ciudad, saliendo de la zona de la Marina hasta la elevada área de Monte, donde se encuentran importantes puntos turísticos como la Igreja de Nossa Senhora do Monte y el Jardín Tropical Monte Palace. Allí también se encuentra disponible otro medio de transporte, en este caso para descender a la ciudad, se trata de las populares cestas de mimbre.

Desde el puerto de Funchal también existe la opción de dar un paseo en velero alrededor de las costas de la isla. Se trata de un espectacular viaje para descubrir Madeira desde afuera.